Doctor CARLOS GUERRA -conferencista internacional - perfil misionero

codigo linekin

6 ene. 2013

EN EL 2013: BENDECIDOS, PROSPERADOS Y EN VICTORIA

BIENVENIDO EL 2013
Entre el para muchos, fatídico numero13 y, el miedo de los numerólogos, porque 2013 es el primer año desde 1987 que no tendrá dos dígitos iguales, aparte de que 20 y 13 sumen 33, un “número maestro cargado de implicaciones”, hemos entrado en un Nuevo Año con los peores augurios y, casi en el mismo momento, en que Estados Unidos se alejaba del “precipicio fiscal”, por citar un ejemplo real y tácito.


Comienza el nuevo año y algunas personas, miran al año 2013 que, como termina con el número 13, es de “mala suerte”,  es decepcionante cómo hemos hecho a un lado el Sagrado Libro: LA BIBLIA, fuente de inspiración en todo momento, hoy...muchos corren a buscar los consejos esotericos, el horoscopo, muchos ya le hacen mala cara al año, por el simple hecho de tener el "13", como cristianos, como conocedores de las promesas bíblicas no deberíamos actuar así, es lamentable que hoy día  hayan muchos cristianos o cristinos, que no han dejado esta práctica.

Que diferente sería que en lugar de buscar estos consejos baratos, nos vamos a la Palabra de Dios...., eso sería Excelente, ahí encontraremos razones más que suficientes para estar agarrados de la mano de aquel que ha prometido "estar con nosotros en todo momento", en las buenas, en las malas, en las requetebuenas y requetemalas, No le tengamos miedo al 13 , acordemonos que eran 12 discipulos y con JESUS son 13, en este año solo prodrán sobrevivir los que tengan a Jesus en sus vidas y sea así su norma de vida.


Declaremos victoria, seamos parte de ése conglomerado de valientes que levantan en alto la convicción que Dios está con nosotros, la misma Biblia lo dice claramente "mi pueblo perece, por falta de conocimiento", ¿estamos nosotros ne esta condición?.

Siempre he sido positivo en todas las cosas de la vida y, estoy seguro y, por eso les afirmo, que este será un gran año, porque El es "nuestro amparo y forteza, nuestro pronto auxilio", si no es a El ¿a quién acudiremos?

“En Dios haremos proezas, Y el hollara a nuestros enemigos”, esta es la afirmación de combate del Salmos 60: 12 que se proclama en algunas iglesias al cierre de las celebraciones y cuando el pastor pregunta: Como están hermanos? La respuesta que se escucha no es la clásica y tradicional de  muy bien, sino que con fe, certeza y convicción en las congregaciones pentecostales y  en otras iglesias, se responde a todo pulmón con un  Bendecidos, Prosperados y en Victoria.

No es una coincidencia sino algo de la providencia, que esa proclama que se inició hace muchos años en el seno de las iglesias pentecostales y posteriormente en otras iglesias, hoy sea el lema del 2013 y esté en lo más alto de nuestras ciudades, en las instituciones de gobierno, en las plazas, caminos y carreteras  no como una consigna, o un eslogan, sino como una afirmación de fe que en tres palabras encierra el alfa y omega de un pueblo cristiano, socialista y solidario que  levanta su voz para reconocer el caminar de Dios junto a su pueblo y  proclamar que  somos y estamos Bendecidos, Prosperados y en Victorias.

BENDECIDOS:
Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias, El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca, El que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia ( Salmos 103: 2-6)

Como la bendición del padre hacia los hijos (Génesis 27: 38), la bendición de Dios está dirigida a personas, familias y naciones. Cada día nos colma de beneficios y nos sustenta con su mano, para que la primera bendición dada a la raza humana de fructificad, multiplicaos y señoread, se lleve a cabo según el plan de Dios. La promesa de: ¨Yo estaré contigo y te bendeciré¨ (Génesis 26:3)  no se agota en un pueblo o generación, sino que la misma alcanza a todos aquellos que en cualquier momento de la historia reconocen a Yahvé como su Dios y lo bendicen.

Nuestros pueblos son bendecido por Dios. “Hemos sido llamados para heredar bendición” (1 Pedro 3:9) “él bendice nuestro pan y nuestras aguas” (Génesis 23: 25) somos un país con una riqueza natural, con abundante agua dulce como muy pocos países en el mundo, porque a él le ha placido bendecirnos con abundancia. Nos ha bendecido con toda bendición, ha bendecido el trabajo de nuestras manos, al artesano, al agricultor, al constructor, a los del campo y a los de la ciudad. Es por ello que debemos de ser siempre agradecidos con Dios, no olvidarnos de sus beneficios y bendecir al Señor en todo tiempo con nuestras fuerzas, con nuestro entendimiento, con nuestro corazón. “Porque por la bendición de los rectos la ciudad será bendecida y por el actuar en verdad vendrá mucha bendición” (Proverbios 11: 11, 28: 20) Él ha prometido derramar bendiciones sobre nosotros hasta que sobreabunde y seamos de bendición para otros pueblos.


PROSPERADOS:
Ahora Jehová nos ha prosperado, y fructificaremos en la tierra¨ (Génesis 26: 22) Es la voluntad de Dios que la prosperidad llegue a nuestras vidas, a nuestros hogares y a toda nuestra nación. Para lograr consolidar esa prosperidad  se requiere de un buen gobierno, que con equidad distribuya las riquezas, que impulse programas sociales como los que hoy se están implementando, pero también es fundamental e indispensable que el pueblo no se aparte de los preceptos y principios de la gracia de Dios, para que sea prosperado en todas las cosas que emprenda (Josué 1: 7), que con justicia tratemos al prójimo, al huérfano y a la viuda, para que todo lo que hagamos prospere (Salmos 1: 3), que los nicaragüenses tengamos una alma generosa y diligente, para ser prosperados. “Porque el que acapara el pueblo lo maldecirá, pero bendición y prosperidad vendrá sobre aquel que lo reparte”. (Proverbios 11: 25. 26) “y que según haya prosperado, aparte algo para compartirlo” ( 1 Corintios 16: 2)

La prosperidad entonces no es fruto de una obra de magia, la misma es el resultado de la integración y ejecución de acciones y planes donde la vocación de servicio sea el común denominador, donde la generación de riquezas no sea para el beneficio de unos pocos en detrimento de las mayorías. La prosperidad requiere por lo tanto de la participación colectiva, que con gratitud se comparta y con diligencia se trabaje. La prosperidad nunca llegara al perezoso, aquel que se cruza de brazos y espera que el gobierno u otros le resuelvan todos sus problemas. Dios hace prosperar las obras de nuestras manos y hace que la semilla sembrada germine y de frutos al ciento por uno.


EN VICTORIAS:
Estar en victoria es el resultado de estar bendecidos y prosperados. Un pueblo que goza de la gracia y de las bendiciones  de Dios es un pueblo que está en victoria permanente. Como el salmista debemos de reconocer que “Dios es el que da la victoria a los pueblos” (Salmos 144: 10). Nuestro mundo puede  tener los mejores estrategas en la implementaciones de programas, o como dice el proverbista: “podemos tener los mejores caballos para la batalla más  Jehová es el que nos da la victoria” (Proverbios 21: 31) Ese reconocimiento, esa aceptación es de vital importancia. Es reconocer la gracia de Dios en nuestras vidas, pueblo y nación, es darle a Dios la preeminencia en todo, es aceptar que cada una de nosotros somos instrumentos en las manos de Dios para llevar acabo su misión,


No hay duda que las victorias alcanzadas hasta el día de hoy y las que deben de asegurarse en el futuro entre otras cosas tienen como sustento el saber escuchar al pueblo, el nutrirse de sabios consejos. “Porque en la multitud de consejeros está la victoria” (Proverbios24:6).

Dios nuestro Señor pondrá en alto a los que lo reconocen y lo bendicen, el hará producir nuestros campos  con abundancia, nuestros ríos y mares produciendo alimentos y diversas riquezas, nuestros bosques reforestándose, nuestros animales multiplicándose. Las pestilencias y enfermedades que se alejen de nuestro territorio. Que  bendigamos a Dios en todo tiempo. Que en este año 2013 el Dios Yahvé  continúe derramando sus bendiciones sobre nuestros países, que haga resplandecer su rostro sobre nosotros  y ponga paz en cada vida.


 BENDECIDOS, PROSPERADOS Y EN VICTORIAS.

Bendiciones amigos lectores del Blog de Musica con Vida Internacional



Isaac David Guerra Minchez
Productor, editor

musicaconvida@gmail.com
FACEBOOK/ musicaconvida



COMPARTE CON TUS CONTACTOS ESTA REFLEXION, AGREGALES EL SIGUIENTE LINK:
http://musicaconvidainternacional.blogspot.com/2013/01/entre-el-para-muchos-fatidico-numero13.html

Homenaje al ministerio de la hermana Elsa de Guerra.

                                        Elsita y su esposo Jose Enrique Guerra (qdDg), pioneros de la Iglesia de Dios E.C. en Costa Ric...